miércoles, 5 de agosto de 2009

El Genil otra vez

Esta vez no se me olvidó la cámara de fotos, como el segundo día en este mismo río. El Genil se portó, como lo debe hacer un río: poniendo las cosas difíciles pero recompensándote. Míralas allí. Rechazo. Bajamos el hilo. Sube. Pero esa es otra, no la grande. Otra, igual: rechazo. Ahora a bajar la mosca. Sube y fallo. Así una y otra vez. Sin descanso.

Pescando



La primera



La última

No hay comentarios: