lunes, 24 de agosto de 2009

Sierra Nevada. Conociendo nuevos lugares: El río vertical.

Lo de nuevos es para nosotros, Eduardo y el que escribe. Lo teníamos pensado desde hacia un tiempo. Pero en esta vida, a veces, hay que dar el paso adelante o nunca haces nada. Madrugamos y llegamos al río sobre las 9:30, pues encontramos rápidamente el acceso estudiado. Tampoco se hizo esperar la primera captura, a ninfa. Luego la cosa se estancó, hasta tal punto que no sacamos nada más en este tramo. Yo me empeciné en la seca y así me fue; pero Edu, a ninfa, sólo tocó esa ya mencionada.
Por cierto, que en este tramo el agua tiene un color regularcín. Se nota la mano, o lo que sea. del ser "humano". Curioso que la gente se bañe en estas aguas; había una eclosión de dominguerus omnipresentis que asustaba. Por poco si estropeamos las labores de procreación de algunas parejas. Se ve que ni con el agua fría baja la temperatura corporal.

Aquí Edu, con la primera del día.



El primer tramo que pescamos.



Otra imagen de ese mismo tramo.




Como nos habíamos levantado un poco curiosos, cambiamos de tramo. Precioso. Agua cristalina y unas vistas de la sierra impresionantes. Además también había eclosión de domingueros. Eclosionan como los pérlidos: se arrastran por las rocas, toman el sol y...

La primera del 2º tramo.



Algunas imágenes de este 2º tramo.





Otra de Edu, en el 2º tramo.



Y no contentos con esto, decidimos probar en otro tramo. Éste estaba más sucio, pero se ve que lo que no mata, engorda.



Y finalmente unas imágenes de los colosos de la Península.




No hay comentarios: