viernes, 4 de septiembre de 2009

Cómo convencer a un lombricero de que se pase a los artificiales.

Mi trabajo me está costando.
- Niño, ¿vamos al pantano a pescar unos basses con mosca?
- No, yo con lombriz.
- ¿Y con las rapalas?
- Bueno, cuando lleguemos ya veré.
Menos mal que los basses a finales de agosto estaban que se salían. Los hay a cientos y con ganas de picar. No son grandes (palmeros), pero enganchan con sus picadas. El niño llegó a tener clavados dos en la misma rapala.
De la pesca con mosca, mejor no hablo porque no me vais a creer. A ver si el siguiente paso lo lleva a la mosca.



No hay comentarios: