domingo, 1 de noviembre de 2009

Bajo la atenta mirada de Selene

Las temperaturas tan suaves están permitiendo que la pesca del black-bas esté aún en un muy buen punto. Este fin de semana, hemos salido dos tardes en busca de este pez. En otoño, si no es muy frío, suelen comer con avidez previendo la llegada del largo invierno. Y así fue. No son muy grandes, pero la cantidad de picadas entretiene bastante. Aquí dejo unas imágenes de estas dos tardes de pesca.


No hay comentarios: