miércoles, 29 de diciembre de 2010

Zahara de la Sierra

Impresionante todo. El embalse a rebosar. El paisaje bucólico: verdes prados repletos de ovejas blancas (o casi); en el horizonte brumoso las moles azul-grisáceas de las cumbres gaditanas recortan sus siluetas desvaídas entre la niebla; el pueblo blanco agarrado a la sierra; la temperatura suave; el viento sin molestar en exceso...
- Sí, sí, sí, pero de la pesca ¿qué?
Pues "ná". La pesca como esperaba pero no deseaba: un bolo. Empecé cerca de la presa. Orillas llenas de vegetación y refugio para los peces. Lo primero que me extrañó fue la ausencia de alburnos. Tras un rato decidí acercarme a la cola a ver si los estos peces se movían cerca de las aguas del río. Y detrás, suponía, estarían los "demás"; es decir, los lucios, basses o barbos. Pero nada de nada.
Visto lo visto, me decidí a disfrutar del paisaje. ¡Qué más voy a pedir!.
- Que piquen, coño.




Más sobre el embalse y alrededores.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Lucios en Orellana


Un buen fin de semana el que pasaron Edu, Juanma y Fran pescando lucios en Extremadura. El tiempo de este fin de semana de octubre parece que estuvo movido, como los peces, a tenor de las fotografías que me mandan los protagonistas. Gracias a los tres pescadores por las preciosas fotografías.

Los pescadores

Fran

Edu

Juanma

Para acabar, un vídeo con todas las fotos que me han mandado.

domingo, 28 de noviembre de 2010

El Guadalhorce.

Tras las lluvias del viernes y sábado, el Guadalhorce se ha despertado. Trae la primera riada de consideración, aunque todavía muy lejos de las que acostumbra a llevar en otoño e invierno. Ahora hay que esperar que las próximas lluvias aumenten mucho más su caudal. De hecho, el embalse Guadalhorce-Guadalteba está soltando ya agua.



Los colores del otoño




sábado, 20 de noviembre de 2010

El otoño y los lucios

Sólo un par de horas de pesca en una nubosa tarde de noviembre. El agua todavía no ha bajado en exceso de temperatura; la del aire tampoco es demasiado fría. El pantano con un buen nivel. Parece que todo está perfecto: luz, temperatura y cantidad de agua. Pero el que decide al final es el pez. Y decidió que nos dedicáramos a contemplar el paisaje. Menos...








Edu. Sólo Edu tuvo suerte. Vaya animal que enganchó. Si hubiera estado medianamente alimentado habría llegado casi a los 8 kg; sólo alcanzó algo más de 4 kg.
Y aquí las muestras del buen hacer de Edu. Gracias a Juanma por las imágenes.


domingo, 7 de noviembre de 2010

Cómo lanzar una cabeza lanzadora (shooting head)

Cuando se necesita hacer un lance largo, la mejor línea es una cabeza lanzadora (shooting head). Aquí podemos observar cómo se lanza. Lo primordial es hacer pocos falsos lances.


Casting a shooting head from Andrew Stoehr on Vimeo.

sábado, 30 de octubre de 2010

Atentos...

¡¡Cuidado!!

lunes, 11 de octubre de 2010

Guadiaro, tras las primeras lluvias de otoño


Hoy he hecho un recorrido turístico por el valle del Guadiaro. Recorrido que repito cuando ya no puedo aguantar más sin salir al campo. En este valle, y en el vecino del Genal, tras las primeras lluvias, se pueden ver los incipientes colores del otoño: el amarilllo de los álamos y de los erizos de los castaños; los distintos tonos de verdes, desde el claro y tierno de los pastizales hasta los oscuros, casi negros, de los encinares y pinsapos. Todo ello te renueva y limpia los pulmones y el corazón.  
Como llovió bien el día anterior, me fui sin caña, pues me suponía que el río estaría alto y turbio. No me equivoqué. Por ello aproveché para hacer unas fotografías y tomar unas notas sobre la repercusión de determinada cantidad de lluvia en diferentes tramos del río. Al final todos los caminos llevan a la pesca. El resultado se ve en el vídeo y en las fotos.

Por Jimera iba menos turbio que más arriba, en Ronda.
Por Cortes, río abajo, más turbio.
Por El Colmenar, a la salida de la garganta de Las Buitreras.





domingo, 19 de septiembre de 2010

La velocidad de recuperación y los caprichos del black-bass

Otra tarde de pesca de black-bass. En un principio el destino era El Chorro. Allí, además de bass, hay lucio, y siempre se tiene el aliciente de clavar algo de tamaño respetable. Pero había una buena eclosión de domingueros con mascotas caninas bañándose. Por eso cambié de escenario y me fui a Peñarrubia, a sabiendas de que el tamaño iba a ser menor, pero al menos estaría más tranquilo.
Como siempre, empecé tanteando rincones con vegetación y cortados de piedra con mucho refugio para los peces. Y empezaron a salir tras las moscas, pero no atacaban. Comencé el ritual: cambio de mosca, primero; luego, el grosor del nailon; después, otra vez la mosca. Cambié también de lugar y nada, salvo una captura esporádica que, al final, sería el mayor pez de la tarde. Además su captura no estuvo exenta de suerte, pues se dio tras el tiempo que tardé en desenredar un nudo en la línea. Eso hizo que la  mosca profundizará más y, nada más arrastrar unos centímetros el señuelo, se produjo la picada. El bass además venía escoltado por un grupo de compañeros que iban dándole bocados en la cola, incluso cuando ya lo tenía en la orilla con medio cuerpo fuera y únicamente la cola dentro del agua.

Este fue el mayor de la tarde. Los compañeros lo perseguían con saña

Tanteé varios sitios y la suerte fue la misma: capturas esporádicas y muchos basses tras la mosca sin picar. Y he aquí que en una de esas situaciones en que un grupo de basses sigue la mosca, se me ocurrió arrastrar el streamer con la punta de la caña, a mayor velocidad que la que le proporciona el tirón típico con la mano. Resultado: picada tras picada de varios de los integrantes del cardumen. Todo era cambiar la velocidad de recuperación; pero no con tirones cortos, sino arrastres largos de la mosca, con un movimiento amplio y prolongado del brazo, desde el puño de la caña hacia atrás.
Lo curioso del caso es que en el otro pantano los peces se comportaron de la misma manera.
Finalmente comentar que hoy, como me habían dicho hacia unas semanas, los peces tenían poca fuerza, su defensa era bastante débil para lo que acostumbra a hacer este pez. ¿Por qué?

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Un clásico: el síndrome de la otra orilla

En esta entrada resumo dos días de pesca en el embalse del Conde del Guadalhorce.
La primera en la orilla que te resguarda del siempre dominante viento de levante. La tarde no dio para mucho. Varios basses de pequeño tamaño y un par de ellos más decentes sacados a spinning por mi hijo. ¿Anécdotas? Las clásicas: un pez muy bueno que (no se me escapó, no) sólo me siguió el streamer de lucio: era un bass. Otra: tras varios minutos lanzando  a los árboles sumergidos de la orilla de enfrente de la recula, me muevo 1 metro y me sale de los pies un lucio que andaba escondido entre la vegetación de la orilla, a medio metro de mí. Lo más interesante, quizás, fue la prueba que hice con un popper (pencil popper) que había montado para el mar. Lo atacaban los basses como locos pero no se clavó  ni uno. Supongo que atacaban la cola de material brillante.




La tarde siguiente la echamos en la orilla de enfrente porque parecía que el viento se había calmado y, además, tenía alguna noticia de la zona. Para mí, el bolo. El niño, en cambio, sacó 3 basses y un luciete. Todo ello a pesar del incordio de los tábanos de las orillas. ¡Vaya tardecita que dieron!

Las moscas que más usé. Se puede ver el popper. La verde, para las aguas tomadas

Algunas imágenes de capturas y del lugar:













domingo, 5 de septiembre de 2010

Lo que está haciendo la Administración con el río Castril




Los medios que usa nuestra administración para hacer una obra amparada en un decreto declarado nulo de pleno derecho.

Información: http://www.riocastril.com/


miércoles, 1 de septiembre de 2010

Mar grande, peces...

Pequeños. Muy pequeños. Parecía una guardería; eso sí, bien poblada. Hay bailas a miles, pero todas pequeñas, al menos las que yo localicé.  Además, a mosca no se me clavaban; en cambio, a spinning sí que se clavaban, incluso con anzuelos más grandes. Pero sólo ver los ataques tan feroces de estos pececillos distraía.

Unas fotos del escenario de pesca.








Este era el tamaño más habitual, pescando desde la playa.



Se puede observar el vinilo al que entran. Hay que decir que es muy fácil lanzarlo con una caña de mosca, por ejemplo del 7. Debajo, pongo las moscas que utilicé. Como dije arriba, hasta las de anzuelos más pequeños eran rechazadas o , cuando las atacaban, que lo hacían con furia, no se clavaban. Supongo que será la velocidad de recuperación.




sábado, 21 de agosto de 2010

El Guadalteba, después de muchos años sin pescarlo.

No pescaba este río desde hacía varios años. Siempre ha sido un río con una muy buena población de barbos, así como de bogas y bordallos. En su tiempo también tuvo trucha. Este año parece haberse recuperado tras varios años en los que se veían pocos peces en sus aguas. Las abundantes lluvias de este invierno lo han regenerado todo.
La pesca no fue gran cosa: un par de barbos con hormiga y varios bordallos, también con la hormiga. Nada con la ninfa. El grandote de las profundidades de la grieta (ver vídeo), ni moverlo. Curiosamente se ceban bastante a seca, y no son sólo los bordallos, también lo hacen barbos cercanos a los 2kg. Lo que me queda por averiguar es a qué se ceban. Se supone que serán dípteros, pero...





Uno de los barbos

Este fue el primero



jueves, 19 de agosto de 2010

Pesca de anjovas

¿Habéis visto esto? Sin palabras.





martes, 17 de agosto de 2010

De nuevo en el Guadiaro

Otra tarde al Guadiaro. Además atormentada. Esto nos hizo pensar en cuál podría ser el comportamiento de los peces. Pero no estuvieron mal. Se sacaron algunos buenos y se vieron aún más. Da alegría ver pulular tantísimo alevín por todas las corrientes.
Por otro lado, hay que comentar que el novato sigue engrosando su lista de especies capturadas con mosca. Parece que los barbos lo cogieron desprevenido, pero, al final, pudo sacar uno.

Tamaño estándar




domingo, 15 de agosto de 2010

Embalse del Guadalteba, de nuevo.

Hemos repetido tarde de pesca en el pantano de Peñarrubia. Las condiciones parecidas a las del día anterior: viento (de Levante, por supuesto), buena temperatura y no mucha gente. Y los resultados parecidos: bastantes peces pequeños y alguno decente, a spinning y no con mosca estos más grandecitos.
Entraban mejor en la zona más cercana al oleaje provocado por el viento. En las zonas tranquilas estaban los peces también tranquilos y muy perezosos. Me llevé un línea de punta hundida, ya que el último día obtuve los mejores resultados dejando bajar el streamer. Hoy, en cambio, ha clavado más peces el compañero que pescó con línea flotante. Cosas de la pesca. De todas maneras queda una cuenta pendiente con los hermanos mayores para otoño.


martes, 10 de agosto de 2010

Peñarrubia

Mi niño y yo nos hemos escapado a última hora de la tarde. He visitado dos puntos de este embalse que no pesqué. Uno porque era un manglar de tarays; el otro porque no me gustaba, simplemente. Así que me dirigí a la presa a un antiguo lugar que me deparó muy buenas pescas. En este embalse todos los lugares de pesca que visites en este momento son antiguos, porque hacía muchísimos años que el embalse no alcanzaba este nivel de ahora.
Empezamos buscando la zona resguardada del sempiterno viento de estas tierra, el Levante. Sacamos 3 ó 4 pequeños y mi niño uno ya decente. Visto que el resultado no era el esperado,  me dirigí a una punta donde el viento soplaba con cierta fuerza. Lancé el streamer a favor de viento y, a pesar de mi escasa fe en la pesca con viento, saqué 8 basses casi seguidos. Mi hijo también clavó otros tres o cuatro más. Se nos hizo de noche y a casa. Al menos nos quitamos algunas horas de calor y visité lugares de gratos recuerdos.

Unas imágenes del embalse.











lunes, 9 de agosto de 2010

Guadiaro

Estuvimos tentando a los barbos en el "nuevo" Guadiaro que ha nacido tras la puesta en marcha de la depuradora de Ronda. El río tiene inumerables posturas y la población de peces se ha recuperado muy bien, aparentemente: se ven muchísimos alevines de bogas, barbos y bordallos, lo que nos da una idea de la mejora de la calidad del agua. Bueno, en realidad, lo de antes no era ni agua.
Por otro lado, la pesca. A un grupo se le dio regular: pocos peces y pequeños; para el otro grupo la cosa estuvo mejor: más peces y del tamaño medio del río (estoy esperando fotos).
Por último me queda comentar que la depuración de las aguas no es total. Esperemos que en un futuro no muy lejano los pueblos ribereños (Arriate, Benaoján) cuenten con depuradora. Además están las balsas de los purines de las granjas de cerdos, que me parece están muy cerca del río.



Tamaño que se nos dio a nosotros

Algunos tramos del río.








sábado, 7 de agosto de 2010

Otra al Genil

Pues hemos malagueñizado el coto de este precioso río. Hoy viernes hemos estado intentando la pesca de la pintona con resultado variopinto. Este año no me deja bolo pero tampoco me da buenos peces; o no los sé engañar yo. Y los demás compañeros tampoco estuvieron excesivamente afortunados. La cuestión es que sólo se movió trucha pequeña y no mucha. Se vio algún buen pez, pero sólo eso: verlo.
En cambio, el compañero que no tenía permiso y que tuvo que irse a lo libre sacó 10 buenas truchas.

miércoles, 28 de julio de 2010

miércoles, 21 de julio de 2010

Y otra al mar


Tercera salida al mar. Y ésta mejor que las anteriores. Siendo optimista, lo que se piensa es que esto puede ser la bomba. Siendo realista, hay que pensar que cada vez queda menos para el bolo. Lo cierto es que nos volvimos a divertir con los ataques de las palometillas, lubinas y bailas.
Ya, los que hasta hace dos días éramos pescadores de agua dulce estamos pensando en cómo hacer imitaciones adecuadas a la picada de cada pez, la profundidad, el tamaño de la boca... Vamos que hemos picado nosotros...
De hecho se me viene a la cabeza una reflexión: Hay que tener ilusión y ganas y saber disfrutar de las cosas para emprender cosas nuevas. Y hay personas que son capaces de transmitir eso. Por eso hay que dar las gracias a Edu: por cómo nos ha enganchado a esta pesca y antes lo hizo a la del lucio.

Buena baila, sacada por mi hijo a spinning. Se sacó una lubina también muy buena. Estoy esperando la foto de Juan Ramón.


De postal; sólo falta el sol recostado en el horizonte...



lunes, 19 de julio de 2010

Guadalmar.

Otra vez hemos visitado la desembocadura del Guadalhorce. El viento, muy suave, era de Levante. El agua estaba más clara y los peces mucho más activos. Se dieron muy bien palometas y lubinas, de tamaño pequeño. Pero los ataques ya entretienen y siempre se tiene la esperanza de algo gordo. Y eso le pasó a un compañero con una buena palometa. Y al del spinning, que clavó más de 20 peces.


sábado, 17 de julio de 2010

Genil, 16 de julio

Da gusto ver Sierra Nevada con nieve todavía. Esa nieve alimenta el bonito caudal que lleva el Genil. Ha bajado algo, pero presenta muy buen nivel para la pesca. Hoy hemos utilizado moscas bastante más pequeñas que en el viaje anterior, pero las picadas han sido más numerosas. Además el novato, ya se ha estrenado con las comunes. Así que, enhorabuena.


martes, 13 de julio de 2010

Desembocadura del Guadalhorce


Después del primer intento en el mar, hoy hemos vuelto a probar. Esta vez en un lugar distinto pero prometedor: la desembocadura del Guadalhorce. Es un tramo de playa que aún no ha podido tragarse la ciudad de Málaga y que proporciona una curiosa imagen de pescadores entre cruceros y grúas al fondo, incluso se pueden oír los botes del balón de baloncesto en el pabellón Martín Carpena.
Además me estrené. He sacado mi primer pez en el mar: una pequeña lubina.
Se presentó la tarde brumosa y fresca y con un poniente que dificultó los lances, hasta que al caer el sol, se calmó.

Uno de los brazos del río.


Un pescador


Un barquichuelo


La playa y la ciudad al fondo, antes del anochecer.



La lubinita de mi estreno.




Para terminar, sólo deciros que no pude fotografiar los mosquitos que de vez en cuando nos daban un empujón en el pescuezo.

martes, 29 de junio de 2010

Vídeos del Genil y el Maitena

Unas imágenes del entorno y de las truchas.

domingo, 27 de junio de 2010

Sábado en el Genil


Bonita tarde de pesca la que hemos disfrutado este sábado en el sin muerte del Genil. El río viene precioso, quizás con mucha agua, lo que no es malo siempre para el pescador. Incluso te concede algunas licencias que niveles más bajos no permiten. Comenzamos la pesca con moscas grandes, incluso muy grandes, del tipo Stimulator. Y resultaron. De hecho alguna trucha pequeña parecía que se iba a quedar flotando enganchada al moscón al que picó.

La Sierra, con bastante nieve aún.


La cuadrilla de pescadores y acompañantes. Ahí está Pablo, el nuevo fenómeno malagueño que nos mojó el culo. Y en lo libre del Maitena.


Esta es la truchilla que picó y se quedó colgada de la Stimulator. Mirad el tamaño de la mosca.



Esta otra, de J. Antonio, entró al tricóptero de pelo de ciervo.


Y ¿qué me decís de estas de Pablo?