miércoles, 31 de marzo de 2010

Otra vez en Zahara

Aprovechando las vacaciones y que no está el tiempo muy malo, me he decidido a echar un rato tras los lucios, los basses o lo que caiga. Al final ha sido esto último. En el embalse todo se resumió en un bass que amagó y un lucio que picó pero no se clavó. Visto el éxito me fui al río. Allí logré clavar un barbo y un puñado de alburnos.

martes, 30 de marzo de 2010

Cazando barbos...

Como no pude ni acercarme a ellos, decidí pescarlos de otra forma: los cacé con la cámara de fotos. Sólo era cuestión de tiempo: esperar y disparar, no lanzar.
Antes lo intenté, pero nada más caer la ninfa salieron despavoridos. Me di una vuelta por otro tramo para darles tiempo a ponerse otra vez. Cuando volví no estaban, así que me coloqué en un lugar elevado a ver si salían y, así, poder observar su comportamiento, con la intención de lanzarles. Pero cuando se coloca el de la foto a tiro, muevo la cámara y el brillo lo hace huir. Mal empezamos. Sigo esperando, y cuando la luz se atenúa, aparecen dos buenos bicharracos. No tiro fotos porque la luz no es buena. Sólo los observo. En la espera cambio de posición la caña que tenía cruzada sobre las rodillas, la elevo un momento y zass, el agua explota y los barbos huyen otra vez como si hubieran visto al diablo.
Pero, curiosamente, me vuelvo satisfecho. Me ha caído encima un chaparrón, he espantado unos cuantos barbos de buen tamaño y no he podido ni acercarme a ellos. Me conformo con las fotos. Ummm. Esto se está poniendo mal...

El barbo que se espantó con el brillo de la cámara.

domingo, 21 de marzo de 2010

Por San José

Siempre se ha dicho por aquí que por San José sube la boga. Y así es. Ya se pueden ver saltando en las presas. No son aún muy grandes ni los cardúmenes parecen todavía abundantes, pero se ven. Junto con las bogas, se pueden ver barbos intentando sobrepasar los obstáculos que el hombre les coloca.
En cuanto baje un poco el nivel y caliente el sol esto puede recordar los mejores tiempos: bogas a miles, pequeñas y alpargateras; barbos de panza anaranjada a cientos...
Sólo queda la duda de si podrán terminar el proceso de desove sin ningún contratiempo.

viernes, 12 de marzo de 2010

Ha muerto Miguel Delibes

Ha muerto Miguel Delibes, uno de los últimos clásicos de la literatura española, amante de la caza y de la pesca. Con algunos de sus libros ("Mis amigas las truchas", "Diario de un cazador", "El camino", "Las ratas"...) aprendí a ver la Naturaleza desde un punto de vista sensato y lleno de sentido común, sobrio como su Castilla y su persona.
Quede aquí, pues, mi humilde homenaje.