viernes, 2 de abril de 2010

De basses en El Chorro.

Tenía otro título. Algo así como "Por fin" o "Se dignaron picar" o "Lo conseguí". Pero después de pensarlo bien, no lo consideré lo más adecuado.
He sacado dos lucios y mi hijo otro y un bass y varias picadas perdidas. Vamos, que he tocado escama después de varios intentos. Pero la verdad es que no todo fue tan recto. De hecho fui por basses y conseguí lucios. Así que por eso "no lo conseguí".
Llegué al bar, donde quedé con los compañeros que estaban pescando desde temprano, sobre las 15:30. Allí me dijeron que la mañana había sido muy buena de basses. Y yo contesto: "Pues he echado aparejo de basses", y pienso:"estupendo".
Llegamos al lugar de pesca y nada más lanzar, un doblete de los compañeros. Lanzó y, joder, un ataque de un buen bass que se arrepiente en el último momento. Ya estamos...Me muevo por la orilla y otro ataque de otro bass y...recorte en el último momento. Seguimos igual. Algo falla. ¿La mosca? Esta vez es de bass y no llevo cable de lucio. ¿La recuperación de la mosca? Quizás.
Seguiré insistiendo. Me anima el bass que clava mi hijo. Lanzo, dejo hundir la mosca y, antes de tirar de ella, picada y clavada inmediata. Lucio, y sin cable. Se me irá. Pero hay fortuna y se clava como mosca seca en labio de trucha. ¡Coño!, una vez que tengo suerte.
Casi de inmediato, mi hijo clava otro luciete. Esto se anima, me digo. Lanzo junto a unas matas y siento y veo el ataque de otro lucio que no clavo.
Llega Fran y saca un lucio y se le va otro. Insisto bajo unos grandes tarays. Repito táctica: lanzar y aguantar que se hunda lentamente. Otra vez sucede lo mismo. Antes de que pueda arrastrar la línea, fuerte tironazo y luciete.
Aquí se acabó todo. Fui por basses y acabé "luciado".

El mejor bass del día, de Fran.



Unas imágenes.

No hay comentarios: