domingo, 25 de abril de 2010

Otra salida de bass.

Llevábamos un tiempo pensando en tentar a los basses del Guadalhorce; y con un poco de información privilegiada, nos dirigimos allí. Pero el viento apareció, para no olvidar su costumbre, y provocó "marejada a fuerte marejada". Pero antes de cambiar de lugar, nos deparó algunas capturas y un medio sorpresón que se quedó en eso: un barbo que me hizo temblar las rodillas.
Tras el cambio de lugar vino lo bueno. Veamos unas imágenes.

No hay comentarios: