domingo, 23 de enero de 2011

Tras las lubinas y barbos del Guadiaro

A pesar de las previsiones del tiempo, que anunciaban viento, lluvía y frío, nos aventuramos a intentar la pesca de la lubina, en primer lugar, y del barbo, si fallaba la primera. Los resultados, claros: empate a 0; es decir, ninguna lubina y ningún barbo. Comprobado cómo estaba el panorama, decidimos explorar un  poco la zona. Preciosa y prometedora para la primavera, que es cuando suelen estar activas más especies, se supone. No pescamos nada pero al menos nos volvimos con las esperanzas puestas en otras visitas en momentos más apropiados.



En estas fotos podéis ver algunas de las bonitas zonas que tiene este río para intentar la pesca del barbo.

 Zona de influencia de las mareas.




Río arriba, donde las mareas parece que no llegan.


Guadiaro por San Martín del Tesorillo


Más arriba todavía,  donde acaba de recibir al Genal.


La junta de los dos, Guadiaro, a la izquierda, y Genal, a la derecha, con el agua mucho más clara y menor caudal.


El Genal







sábado, 15 de enero de 2011

Más capturas marinas de Edu.

Esta tarde hemos estado, otra vez, intentando pescar algún lucio. Y otro bolo. Y van ya... La tarde ha estado magnífica, de tiempo; parecía primavera. Pero los pocos peces que han entrado (pues alguno ha entrado) no se han clavado;  a nada: ni a mosca ni a spinning. Y para poner fotos del paidaje y del embalse siempre hay tiempo. Así que voy a aprovechar para terminar de poner las fotografías que me envío Edu de capturas en el mar de este pasado otoño.

Estas dos primeras son de un palometón pequeño pescado desde la playa, como se puede observar. Veáse el detalle del popper al que entró.



 A continuación vienen unas fotografías de jureles. Uno tiene un buen tamaño.
 




miércoles, 5 de enero de 2011

Otra de lubinas

Visto lo que hizo Edu el día 2, no pudimos resistirnos a probar. Madrugón y a pescar. A las 7:30 ya estaba enredando la mosca en la punta de la caña. Media hora más tarde, una ola me desequilibra y no me remojo de milagro. A la hora, por fín, una ola me salpica bien y me entra el agua por una manga y por el cuello.
Despreciando estos incidentes mínimos, la mañana de pesca sólo deparó un hermoso amanecer y poca pesca. Una única lubina, que salió cuando menos lo esperábamos. La Aurora de rosados dedos ya había sido desplazada por el brillante Apolo cuando una la susodicha lubinita se dignó tomar el streamer de Edu. Aparte eso, prácticas de lanzado, que ya me hacían falta.

No es por casualidad...

Que siempre saque las lubinas (y otros depredadores) el mismo: Edu. Después de una mañana infructuosa en el Chorro tras el lucio, se decide a echar un ratillo en el mar. Y he aquí los resultados. No está nada mal para empezar el año.
Por cierto, todas siguen engordando en el Mediterráneo.

martes, 4 de enero de 2011

Una tarde de lucios en El Chorro

Después de almorzar decidí desentumecer los músculos echando unos lances en El Chorro. La verdad es que del lucio no se pueden esperar tardes de muchas picadas, pero los últimos años no se están portando mal. Eso y la suave y templada tarde, me convencieron. También vino mi hijo, que, con el spinning, suele mover más peces; y eso también anima.
Pero los resultados no fueron nada buenos. Un único luciete clavado por mi niño con un pez artificial a la caída de la tarde, en apenas dos cuartas de agua.
Por último, no me gustaría olvidarme de la pésima impresión que te llevas del pantano y de los visitantes habituales del mismo. La orilla está repleta de todo tipo de desechos y basuras. Enumero: colchones, sillas, bolsas de basura llenas, envoltorios de cucharillas y peces artificiales para pescar, madejas de sedal, latas de cerveza, de refrescos, de conservas... Y, sobre todo, litronas; decenas de ellas. Una vergüenza si comparas con el civismo que se estila por otros países y otras comunidades de España.