miércoles, 11 de mayo de 2011

Black bass en el embalse del Guadalhorce

Este domingo disfrutamos de una ventosa tarde de pesca en este embalse, últimamente un poco olvidado en nuestras salidas. Buscamos una recula resguardada del viento (todo lo que se puede resguardar uno del solano nuestro), con abundante vegetación y no excesivamente profunda. Esperábamos cierta actividad, propia de estas zonas en esta época. No estuvo mal, pero empezamos regular. Es curioso como seguimos cayendo en el mismo error a pesar de los años de pesca. Al menos yo. Siempre nos atraen los tarajes más lejanos, para ello vadeamos, arriesgamos en lances largos. Y resulta que en los más cercanos, a apenas un metro de la orilla y con un palmo de agua, están los basses. Así fue. Largos lances buscando posturas alejadas y ataques desde los costados cuando el streamer estaba a punto de salir del agua. Al menos supimos cambiar de táctica. Los resultados no se hicieron esperar. Taraje, pez; paseo hasta el siguiente, otro pez, o dos peces. Así hasta completar más de una docena de peces. Ninguno de tamaño respetable, pero al menos la acción era sostenida; y así te diviertes.

Turbiedad por el viento

 Lance lejano y los peces,salían de la derecha.

Zona más resguardada

Bocazas de una zona de sombra.

El último, al oscurecer. En un palmo de agua.

No hay comentarios: