martes, 16 de agosto de 2011

20 de julio. Día 1. II

Los manantiales calientes, camino del Gibbon
En el camino nos cruzamos con el río Gibbon en uno de sus "meadows". Salimos del coche a mirar como dos tiros. Precioso. Ya se ven pescadores y guías. Además comprobamos que la temperatura, a estas horas centrales del día, es muy fresquita.
Dos imágenes del Prado Gibbon, en el Gibbon


Seguimos camino del Madison. Y de repente vemos un río perfecto para la seca. Y un paisaje increíble enmarcando la corriente. Pero también se ven coches de pescadores. En cuanto encontramos un sitio libre y que creemos apropiado, comemos, nos vestimos y nos dirigimos al río.
Una común del Madison

El Madison, dentro del P.N. Yellowstone
Antonio, tras una que se acababa de cebar
Otra del Madison

El río es ancho y con buen tiro, a pesar de su aspecto "plano". Empiezo con seca, por supuesto, pero no se mueve nada. Veo unos troncos un poco más arriba tras los que se forma un blando. Estoy mirando cuando veo cebarse una. Lance y trucha. En otro blando similar, más arriba lo mismo: cebadas y dos truchas más que suben pero se sueltan al ser pequeñas. Un poco más arriba saco otra común en un pozo que se forma en el centro del río, a ninfa. Se me une Antonio que me comenta que debería haber más movimiento de truchas en el río. Yo clavo una arcoiris, a seca, un poquito más grande. Antonio le da un repaso a la otra orilla. Me dice que ha clavado una buena, pero que no hay mucho movimiento. El río lleva el agua muy caliente. Puede que eso influya en la pesca y que no se muevan hasta muy tarde. Decidimos pescar el otro río, el Gibbon. Así, además, hacemos camino de vuelta. Entramos en un tramo de viva corriente que acaba en una buena poza. Tampoco nada del otro mundo. Salimos y nos vamos al "meadows" a esperar el sereno. Aquí sí que hay más cebadas. Antonio clava varias, una muy buena. Yo logro clavar un par de ellas. Todas comunes.


1 comentario:

Txema dijo...

Precioso Ilde. La música me quiere sonar... ;-)