martes, 30 de agosto de 2011

23 de julio. Día 4.

Por la mañana temprano nos dirigimos a la zona que nos recomendaron del lago Hebgen. Montamos cañas, patos... y a pescar. No se vieron apenas cebadas y los resultados fueron nulos. Lo que había era bastante tráfico de barcas, lo que indicaba que pescar sí que pescaban.
Por la tarde nos decidimos por visitar el estado vecino, Idaho, y pescar en uno de los ríos más famosos de toda América, el Henry's Fork of Snake River. Lo primero era conseguir la licencia de Idaho,  que compramos en la tienda de una gasolinera. La única dificultad fue convertir los centímetros de la estatura a las unidades anglosajonas. Fue un momento simpático.
¿El río? Bellísimo, de ensueño. Un río "pensado" para la mosca seca. Y además se cebaban; otra cosa era engañarlas: selectividad, dragados...
Tramo con muchos pescadores, pero muy amables y respetuosos. En el aparcamiento, entablamos conversación con unos que sabían algo de español y conocían nuestro continente. Nos dieron una idea de cómo estaba la pesca: no muy buena, pues la noche anterior había sido muy fría y las eclosiones se estaban resintiendo. De todas maneras nos contó que, visto que no se movían mucho, se había dedicado a recorrer la orilla para localizar las "grandes": ya tenía alguna apuntada, nos dijo. Lo repito: amabilísimos. Se respira pesca por todos lados. Para ir y quedarse.
También había "domingueros" bajando en barcas y flotadores; pero se disculpaban por las molestias causadas. La realidad es que ni esto ni los pescadores que se te ponían por encima, siempre respetando las distancias, interfieren en las cebadas de los peces. Eran continuas: a la derecha; ahora por debajo; luego por encima; a la izquierda... Increíble.

2 comentarios:

Carlos Del Rey. dijo...

El Henry,s fork y esa música me han puesto los pelos de punta.
No me extraña que las imitaciones de grandes hoppers y demás zapatillas tengan tanto éxito por allí, ese rio lo pide a gritos con estas praderas…sin palabras.
¿Pasasteis por la tienda de Mike Lawson?

ILDE dijo...

No pasamos por esa tienda. Tienen fama 3 ó 4 tiendas de esta zona. Pero había tantas en pueblos de apenas 1000 habitantes. Sólo estuvimos un día. Pero nos quedamos con ganas de repetir. Por cierto, que estaban por moscas pequeñas; nada de saltamontes. Este año la temporada de saltamontes se ha retrasado por el tiempo tan frío que han tenido. Este río ha sido el único que hemos visto transparente en todo el viaje. Bueno y los del primer día, el Gibbon y el Alto Madison.