lunes, 23 de enero de 2012

Barbos cebándose

No estoy de terapia, no. Me tomé el bocadillo tranquilamente, me recreé en el paisaje, en el "nuevo" río, en las cebadas de los peces... Y me resistí a la tentación.

2 comentarios:

alfonso dijo...

Hay que ser muy fuerte para resistir la tentación! jejejeje

Que largos nos pones los dientes con este vídeo!

Un saludo

ANTONIO dijo...

A estas alturas del invierno, poner esas imágenes, eso no se hace hombre, que estamos ya que nos subimos por las paredes joder... un saludo.