domingo, 18 de marzo de 2012

Mi primer palometón

Empiezo a creer en el "fatum" clásico. Vamos, que cuando la cosa está para uno... está. Estuve en un tris de no ir a pescar, pero en el último momento me decidí, aunque iba pensando únicamente en observar a los de spinning, ya que las previsiones daban un viento que no nos dejaría pescar a los mosqueros.
Llegamos y vemos que el agua está plana y no hay viento. Fran, en le primer lance, clava un palometón. Veo a dos compañeros que vadean un poco y los sigo. Han tenido ya varias persecusiones típicas de estos peces. A los pocos lances, veo un relámpago atacar la mosca de manera perpendicular, oigo el estallido del agua y noto el tironazo: todo en décimas de segundo. Ya tengo clavado mi primer palometón. Me sorprende tenerlo a mano bastante rápidamente. Pero estaba equivocado; en cuanto nos vio, arrancó otra vez e hizo cantar el carrete como nunca lo he oído. Fue pequeño, pero cómo tiraba. Le digo a Fran: "¡Cómo tirará uno de 4 ó 5 kilos!". Palabras premonitorias de lo que iba a pasar.
Soltando mi palometón

Edu soltando este de más de 2 kg.

Este otro de Juanma entró con ganas

Pescadores al atardecer

1 comentario:

José A. Torres dijo...

Ya me ha contado un pajarito la hazaña.
Enhorabuena a todo el grupo y en especial al más afortunado.