domingo, 1 de julio de 2012

Pesca en Los Pirineos

Por fin, después de 2 años intentándolo, este año pudimos salir para el Pirineo de Huesca,, a la zona de Benas, que a pasar una semana de vacaciones y de pesca con Carmen. Íbamos a pasar la semana del 4 al 10 de Junio, quizás demasiado pronto, pero los trabajos mandan y era la única fecha para poder subir, con la fortuna de que ya no había mucha nieve.


El martes 5,  fue el primer día que pude coger la caña. La decisión estaba tomada y mi novia y yo íbamos a subir al lago grande de Batisielles, una dura ruta de senderismo de casi 4 horas de subida y otro tanto de bajada, que resultó más dura de lo esperado y que casi nos hace dar la vuelta a mitad de camino. Menos mal que Carmen aguanta más de lo que imaginaba y después de un gran esfuerzo llegamos a orillas del lago. Increíble, precioso y de unas aguas cristalinas, y cuál fue mi sorpresa cuando vi que estaba repleto de truchas cebándose en superficie. Efectivamente nada más empezar a pescar empezaron a salir una detras de otra, no muy grandes, pero si muy luchadoras y bonitas, con un total de 11 truchas sacadas a seca, de veintitantos centímetros todas, la mayor de 30 cm. con lo que me di por contento. Comimos y emprendimos el camino de regreso. Bajando hicimos una parada en el rió Estos para descansar y yo para hechar los últimos lances del día. Alli pude sacar 3 truchas más del mismo tamaño. Llegamos al coche reventados, pero yo pensando cuándo podría volver.....
Al día siguiente y después de convencer a Carmen, me pude escapar a echar un rato al cercano embalse de Eriste, en el cual me habían dicho que estaban las comunes más grandes de la zona. Llego al embalse y me quedo impresionado con el sitio: muy cómodo de pescar y muy bonito. Empiezo a pescar con la nueva scott A4, 9´6 pies  de línea 7, una  linea tenny de cabeza hundida y una Wolly Bugger oliva.  Nada más empezar a pescar,  al tercer lance, me llaman al teléfono y justo en ese momento tengo un fuerte tiron de la linea que habia dejado floja, y pude ver cómo una enorme común salía disparada y yo con un palmo de narices. Continuo un buen rato por las orillas del embalse y no logro nada. Y no es hasta que vuelvo a la misma zona cuando se produce otra persecución de otra común todavía más grande que la anterior , 60 cm  o mas;  pero nada más volver a lanzar, zasss, esta vez sí, una muy buena común de más de 40 cm, termina dentro de mi sacadera después de una larga pelea, ya que el terminal fino del 0,16mm no me permitía errores. Con esta buena captura me doy por contento y me voy con Carmen a cenar a un restaurante.
















Al día siguiente, ultimo del viaje, me espera la verdadera aventura a la que había venido: pescar un salvelino. Fuimos hasta el perdido río Aigualluts, al pie del monte Aneto, tras un paseo de 1 hora desde el hospital de Benasque.  Llegamos hasta tan particular río, que nace y a los pocos kilómetros desaparece en un barranco calizo y vuelve a aparecer en el valle de Aran, tras bastantes kilómetros. Hace bastante frío, 9º C,  para la epoca en la que estamos. Le dejo la sudadera a mi novia y me quedo en camiseta y chaleco. "Joer que frio", me digo. Sin más comienzo a pescar rápidamente ya que sé que no podré aguantar mucho con Carmen y el frío. Tras media hora infructífera, veo cómo Carmen viene a buscarme para que regresemos. Justo cuando parecía que me iba sin coger un salvelino, zassss, sube una bonito salvelino hembra a la seca de mi tandem. "Por fin lo conseguí", exclamé, bastante contento. Saco al animal sin dejar ni siquiera pelear, lo cojo y veo lo increible de su librea y lo resbaladizo que es. ¡Qué belleza!... Se me escapa de la mano y lo vuelvo a coger, así hasta 3 veces, hasta que al final se me escapa, y no puedo hacer la foto, esperando a que mi novia llegara a mi altura. "Me cachis en la mar". Bueno, así me queda la excusa perfecta para poder volver, je je. Volvemos al coche y yo no paro de recordar este útimo momento de pesca, en las truchas, lagos... "Hasta pronto Salvelinos "....






5 comentarios:

José A. Torres dijo...

Enhorabuena por la excursión Eduardo.
Fantásticos paisajes y bonitas truchas.

José A. Torres dijo...

Por cierto, ya he visto que te has agenciado un Nautilus. Me lo comentó Juan Ramón y ya lo he visto montado en la Scott. Buenas compras, las dos.

Jorge dijo...

Enhorabuena. Yo voy todos los veranos a esta zona, y la verdad es que nunca se me había ocurrido pescar en el embalse de Eriste a mosca. ¡Y pescaste! Y, ¿he leído salvelino? Llevo media vida queriendo pescar esa especie y yo sin saber que la tenía tan cerca. Habrá que probar este verano...
¡Saludos!

Anónimo dijo...

Bonito viaje Edu, me alegro que lo pasarais bien, habrá más oportunidades para fotografiar peces tan bonitos como son los Salvelinos. Saludos a todos. Gustavo.

Barbux dijo...

Fantastico viaje que te has pegao compañero.
Binitas imagenes que seguro quedaran grabadas en tu memoria para siempre,