domingo, 16 de septiembre de 2012

Barbos en aguas esmeraldas

Teníamos una visita pendiente a esta joya esmeralda del Sur. Sabíamos que los peces serían más difíciles de engañar, por la transparencia y quietud de las aguas. Pero también conocíamos la belleza del tramo y la posibilidad de algo grande, que no se dio, por cierto. Y como es normal, no nos engañemos. Esto es pesca.
Tras las fotos de rigor, caminata y disfrute de un paisaje inigualable de frondosos bosques, aguas esmeraldas y caos de rocas.
Llegamos al río y montamos las cañas con la premura de ver un río con este caudal en estas fechas y atestado de peces. Pero no fue fácil. Hubo un momento en que atacaron bien las imitaciones de terrestres, incluso en los parados; luego hubo que engañarlos en las chorreras. Curiosamente no respondían a las ninfas.


Edu con la cámara preparada
Fernando y Edu preparando las cámaras



4 comentarios:

viking dijo...

ILDE Y EDU gracias por compartir estos tesoros con nosotros, por los colores de los peces y de las aguas
fué todo un espectáculo, me lo imagino en invierno...un brindis

ILDE dijo...

Pronto, otra, Fernando. De hormigas...

luis guerrero dijo...

Impresionante Ilde... El video de la desembocadura del Guadalhorce me ha dejado frio. Pobres barbos.
Por otro lado el video de los barbos difíciles me ha traido muy buenos recuerdos. Llevo años pensando que alguna vez tendría que pescar ese tramo pero se ha quedado en eso en pensarlo. Yo lo conocí haciendo el barranco y en las pozas que rrecorrimos flotando con los neoprenos había cada trasto. Era curioso porque no se asustaban y eso con peces de por lo menos tres kilos es muy raro. Me juré que volvería allí con mi caña y al final no lo he hecho. Me has traido muy buenas sensaciones y demuestra que sois unos aventureros y que no parais de buscar rincones como este, alejado, salvaje y espectacularmente bello.
Un abrazo para ti y otro para Edu.
Luis

ILDE dijo...

Hola, Luis:
A ver si quedamos para echar un rato.
La verdad es que el paraje es precioso y los barbos retadores. Si los cogiéramos tras una buena salida de "a lúas". Ya me están entrando ganas de ir a por ellos...