domingo, 28 de octubre de 2012

Los barbos son para el otoño

No era una salida programada ni casi deseada. Se parecía más bien a una huida terapéutica. Pero salió maravillosamente bien. En apenas 2 horas saqué unos 15 barbos y se me fueron 3, uno incluso se llevó la chernobyl.
Empecé con esta mosca (en tamaño pequeño y con las patas más cortas) y se la tragaban hasta la garganta; se volvían cuando la sentían y la cogían aguas abajo. Espectacular. Cuando tuve algún rechazo cambié de mosca (una hormiga) y de lugar. Entonces la cosa mejoró aún más. Bueno, no mejoró, siguió igual: barbo localizado, lance cerca de la boca y tomada. Luego la lucha que ya conocemos. Pero parararon, se dejaron de ver. Coincidió con un empeoramiento del tiempo que enfrío el ambiente y dejó algo de lluvia.
Me quedé satisfecho. Para no estropear el día esperando infructuosamente que volvieran a aparecer, decidí hacer una visita turística a los alrededores (todo está ya verde, verde jugoso, brillante; el agua corre por todos lados; los álamos ya empiezan a amarillear entre las oscuras encinas y las cumbres rocosas) y volverme temprano. Hecho.



Darth Vader y su espada láser



¿Habrán sido las "culpables"?


sábado, 13 de octubre de 2012

Otro día redondo de black-bass

Lo de redondo era por el cero. Ese fue el número de capturas que obtuve. Menos mal que Juanma, Edu y Fran salvaron el honor.
Y lo curioso es que el día empezó bastante bien. No habíamos montado los mosqueros, cuando Fran ya había conseguido el primero, de casi un kilo. Nada más llegar a la orilla, Edu saca uno de 1,4 kg. Todos  pronosticábamos un día de pesca fabuloso. Pero eso fue todo, ahí casi se acabaron las capturas. Nos fuimos a comer y a contar mentiras de pesca y de fútbol.
Tras la comida cambiamos de sitio. Todo siguió igual hasta que Juanma clavó una trucha arcoiris (con un cangrejo de vinilo) e inmediatamente otro bass de kilo. Pero volvió a repetirse la historia. Ahí se acabó todo.
En fin, que el año está resultando redondo: cero tras cero.

Preparando el equipo

A pescar

Este estaba esperando en una piedra

El scenario

Ya estamos cambiando. Malo. 
Por la tarde,. viento

La arcoiris

El último bass del día

sábado, 6 de octubre de 2012

Tres salidas tras el bass

Uno estas salidas en una entrada porque no dan para una buena las tres juntas. Pocos basses y pequeños. Además el alburno está trastocando las costumbres de los basses y ya no se los localiza con la facilidad de hace un par de años. De todas formas, siempre se pueden sacar algunos pequeños, para echar alguna tarde tediosa y sin la posibilidad de tentar los barbos con las hormigas, ya que los ríos van impracticables tras las lluvias torrenciales del 28 de septiembre.

Lugares prometedores. Pero sólo eso.

Un pequeño bass

El nuevo menú de los basses


Otros dos del tamaño más frecuente

Verlo pone nervioso, pero...

El más grande, pero a spinning