domingo, 6 de enero de 2013

Los Reyes regalan barbos

El día de Reyes nos hemos regalado una jornada completa de barbos en nuestro río favorito. La mañana  ha sido otra vez fría, y en el fondo de los valles más aún, por la inversión térmica que se suele dar con esta situación meteorológica en que  nos encontramos. Habíamos preparado el día de tal manera que pudiéramos aprovechar la eclosión que se suele dar con el "calorcito". Así lo hicimos.
Por la mañana pescamos el tramo superior con la ninfa. Juan Antonio sacó varios; un servidor se quedó bolo a pesar de la buena cantidad de peces que vimos. A la vuelta al coche para comer y cambiar de tramo de río, nos encontramos una sorpresa. En un tramo que ya habíamos pescado, pudimos observar un grupo de barbos...ummm, digamos que bastante grandes (iba a decir descomunales, pero eso sería exagerar, quizás). Se nos pusieron los dientes largos. Y un poco más abajo, en un sitio inaccesible, otra banda de submarinos amarillos...
Comimos. Y a pescar el segundo tramo. Allí estaban cebándose como esperábamos. Pero no resultó el asunto tan fácil como en otras ocasiones. Íbamos preparados de los dípteros fatales, pero esta vez nos la pegaron bien. Los rechazaban. A Juan Antonio se le ocurrió cambiar a una imitación de efémera, como las oscuras que habíamos visto salir del río, y se la tomaron a la primera. ¡Vaya con los barbos! Bueno, más bien diría: "Vaya pescadores más comodones, que sólo quieren barbos locos con las hormigas".
Os dejo unas imágenes previas hasta que edite los fragmentos de vídeo que grabé.

Un bonito tramo

El río

El primero 
Con el díptero fatal



3 comentarios:

Carlos Del Rey. dijo...

Una maravilla pasar el día de reyes en el rió, me encanta leer situaciones como la que comentas "solo barbos de hormigas" jaja, lo gracioso es que aun existe cierta idea de que los barbos se comen cualquier cosa, pero pueden ser mucho mas puñeteros que cualquier salmónido.

Preciosos peces.

ILDE dijo...

Muy muy puñeteros. Yo creo que no los valoramos en su justa medida. Yo no me considero ningún experto, pero a veces pienso que las truchas confiadas son mucho más fáciles que los barbos confiados

Luis Fernando Fravega dijo...

linda comparativa,la verdad es que el barbo es un pez muy muy enigmatico y tremendamente bello, lo de facil incluso en dias buenos es solo para que los conozcas,lo interesante viene despues de este episodio y sobre todo en invierno...
lindas fotos y brillantes colores de libreas...saludos