viernes, 19 de julio de 2013

Más barbos a seca

Y lo curioso es que lo que más me ha hecho disfrutar no han sido las capturas. No. Han sido los rechazos e inspecciones visuales de los barbos. La realidad es que rechazan las moscas grandes, e incluso las pequeñas. Les llegué a quitar las patas de goma. Tampoco entraban. Sería el hilo, pero no merece la pena ponerlo más fino, pues no vas a sacar los peces y les vas a dejar la mosca en la boca. Este entró bien. Estaba comiendo por la orilla, En esas situaciones es difícil que no tomen el engaño. En cambio uno de los barbos me subió cuatro veces, y a la quinta tomó la mosca.



1 comentario:

edufly dijo...

Bonito pez, y que sanos que estan...