jueves, 22 de agosto de 2013

Barbitúricos

Estoy enganchado a la pesca de estos peces. Por obligaciones familiares he tenido que ir cerca de este río. Y no me he podido resistir a echarle una ojeada. Y vi cosas como estas. ¡Qué contraste! ¿Por qué somos tan mal educados?




Pero también vi esto. Mucho mejor.


1 comentario:

Jorge dijo...

Desgraciadamente hay mucha gente que parece que su único afán sea destruir la poca naturaleza que nos queda. Menos mal que ahí estaban los barbos para poner la nota de esperanza y alegrar el día...
Un saludo