domingo, 4 de agosto de 2013

Otra salida de barbos

Cuando acabas fijándote mucho en la calidad del agua, en el caudal que lleva el río, en la belleza del entorno...  Malo, malo. Seguro que la pesca no fue bien, o al menos como esperabas, que a veces el descontento por un día de pesca no está tanto en los peces que capturas o dejas de capturar cuanto en las espectativas que llevabas. Y así fue este día. Estamos tan acostumbrados a que este río nos dé una gran cantidad de buenos barbos ( buenos significa más 1,5 kg. ), que cuando sacamos tres o cuatro peces de más de un kilo y unos cuantos más pequeños nos parece un fracaso. Si a la pesca unimos, como ya he dicho, el entorno, ¡qué más queremos!.







No hay comentarios: