miércoles, 27 de mayo de 2015

Este año parece otro

Vamos, que parece que me estoy entusiasmando con la trucha. Me he pasado varios años sin poder pescarlas todo lo que quería. Llegué a tal punto de "incompetencia pesquera" que a veces pensaba que mejor me dedicaba al barbo (no por nada sino porque lo tengo más a mano y le dedico más tiempo; en algunos aspectos es más difícil que la trucha) que a este bello pez. Pero parece que, como montar en bici, esto no se olvida del todo. Alguna clavada me devolvió a tiempos pasados. De lo más profundo salieron la buena lectura de las posturas, lances decentes y más precisos  y rápidas  y precisas clavadas en un porcentaje decente. Sin olvidar lo más importante: la ayuda de los buenos compañeros y amigos.
Veréis qué bonitas son las truchas y qué espectaculares los paisajes. Bueno, se me olvidaba. Truchas superpeleonas y luchadoras.






No hay comentarios: